Imágenes que se me quedaron en la cabeza cuando fui a Dabeiba

Un montaje fotográfico en la carpa de un mototaxi, camino. Era Jesús sosteniendo en sus manos a un mototaxi.
 
Un gato dormido encima del vidrio frío de Crem Helado.
 
Un niño chiquito. Un ser humano mini mini… Su cabeza igual de grande que su cuerpo. Y muy sonriente. Dónde le cabe tantos órganos, cómo será su corazón, me pregunté mientras lo miraba sonriendo.

 

Un aguilucho volando en remolino y atrás el cielo azul con muy nubes pero regadas e iluminadas por el sol mañanero.

aves volando en dabeiba

Una embera dándole poquitos a su hijo regordete en los cachetotes.

 

Una campesina que dice que no es pobre: somos ricos porque tengo el aire, el agua, la comida.

 

Una lagartija multicolor que corría como loca por los alrededores del pozo donde nadaban las tilapias.

 

Una niña medio gordita y blaquita, para ser de esta tierra, estaba con su papá en un cerro cuando caía la tarde, y elevó su cometa de plástico unos 30 metros, y se acostó y la cometa quedó en vertical. La mejor imagen de comodidad y placer que he visto.

 

Los cables rectos de energía contra el cielo azul y blanco que según las curvas que vamos dando en el carro se ven como si fueran disparos hechos con armas de Star Wars.

Dejar un comentario