De lado a lado

En los momentos más tristes, incluso después de llorar, he visto luces que iluminan hermosamente, oscuridades preciosas, escenas reveladoras, momentos magicos, alegrías en medio del llanto.

Y en los momentos alegres, en los de más euforia, he sentido al mismo tiempo, tristezas, he recordado dolores, han pasado llorando o simplemente sé que no muy lejos de mis carcajadas hay tristezas incontenibles.

Conozco los dos estados, la alegría y la tristeza. Uno dura más que otro. La clave es encontrar una forma de pasar de un lado a otro, sin hacerme daño, acariciandome con una y aprendiendo con otra.

Mirarlas de frente y, saberlas combinar.

Dejar un comentario