Una carta, un piropo y una llamada

Estaba pensando que llevo mucho tiempo sin que alguien me escriba cosas bonitas.

Y pensando algo para escribir en este sucio blog, recordé que sí, que sí había recibido una carta, que qué olvidadizo soy.

chico, buenas noches

En la foto se puede leer una nota o carta que me dejó la vecina un día de enero, y que creí que había hecho algo malo, o me iba a regañar por el olor a marihuana. No. Era que me había pagado los servicios públicos por error creyendo que estaba pagando el de ella. Y precisamente ese mismo día yo había pagado mis servicios, los mismos que ella pagó, por internet. O sea, una linda bobada.

Factura EPM en ceros

Este mes me vino cero pesos en la factura de EPM y tengo seis mil acumulados. Claro, tengo que pagárselos a la vecina, que culpa del error ya me aprendí su nombre y ella el mio, y quedamos con los números de whatsapp, y eso por lo menos ya me hace parte del vecindario.

Ahora, ¿Me han piropeado últimamente? La respuesta rápida es no, por supuesto que no.

Pero, pensando, creo que sí, pues un día, cuando llegué a la puerta de la casa en bici, con pulsaciones arribota y el sudor rodando a chorros, había un combito de niñas y niños en la acera, y una de las niñas, quizá tendría ocho años como máximo, me pregunto muchas cosas, sonreía mientras los amiguitos le hacía bullying, y ella revaliente los callaba, y me seguía diciendo y preguntando acerca de mi trabajo, de la pedaleada, de la bici, de por qué la desbarataba para subirla.

La escena fue muy charra, porque le preguntaron que sí yo le había gustado, y ella dijo que era lindo… en fin, sonriendo subí la llanta y el casco, y volví a bajar por la bici, y ya ella había logrado apaciguar las burlas y ahora discutían si montar en bicicleta era deporte o no. No les dije nada más, los deje ahí en su niñez, y me despedía de la única que me ha piropeado en los últimos meses haciéndole ojitos, y cerré la puerta con el pie.

Y, quién me ha llamado, fuera de mi papá y mi mamá¿? Pensando, un par de saludos de un par de amigas que a pesar de mi no me dejan de saludar y sonreír. Y nada más. Y sí tuve una llamada que me choqueó. Duró un segundo, porque colgué inmediatamente. Pero solo oír esa voz me volvió nada, mierdita, se me bajó la presión, me puse a pensar en mil cosas… era la voz que durante muchos años me había dicho muchas buenas y malas cosas. No quisiera recibir más llamadas. O sí, pero no de ella.

En resumen, sí hubo carta, sí hubo pirobo, y sí existen llamadas, pero no las ideales, y no de amor. No me puedo quejar. Bueno, ya me quejé, ya estoy livianito.

One Comment

  1. La voz :) dice:

    La llamada era de amor, tal vez no ideal, pero llena de piropos y cosas lindas…

    de amor, purito amor, sip sip

Dejar un comentario