Sueño de domingo

Más bien fue una pesadilla que no me dejo dormir.
Todo comenzó a con una farra. Incluso estaba Santiago Rendón. En el parque de Bolívar. Y la cosa duró días. Hasta que la gente vomitaba lo que tomaba en conjunto.
A medida que la farra iba empeorando, me iba encontrando gente del pueblo, o del poli (en todo caso, gente vieja guardia y por alguna razón farrea). Era una finca, pero al final era una finca como de todo el pueblo.

Contexto: Dormí en Punto Link, previa a una montaba en bici, después de comer un perrito del Barrio. Eso fue, nervios y llenura.

Dejar un comentario