Más solo que el Curiosity

Estoy más solo que el Curiosity. Excepto que él sí se toma selfies.

curiosity selfie

Fuera de broma, dos cosas.
La primera, que ando cambiando de look en los últimos meses constantemente: con barba, sin barba, mechudo, con pelo cortico y lambido a un lado (clásico le llamaba mi papá), o largo solo a un lado y rapado en la otra mitad. Todavía no encuentro el que me gusta, pero esa es la idea. Lo único que quiero es no verme igual al espejo. No verme igual que siempre, que antes. Y aún así, no he publicado una selfie ni he cambiado de avatar para este año, porque unos días tengo ojeras, o gripa, o como hoy, que estoy lleno de barros en la frente, supongo que culpa del casco de la bici (que aún faltan meses para cambiarlo).

La segunda, es que me siento realmente solo, y eso me deprime. Igual, pienso que se necesita a alguien a quién decirle “te amo”, y por quién llegar a casa, y sueños conjuntos por qué luchar. Por más que me este llenando de planes y argumentos para disfrutar esta soledad que tanto necesitaba, y confirmando que se puede estar solo y que es rico, también no puedo negar que en pareja o en familia o en conjunto, la vida tiene más fuerza y razones para ser.
Y cuando me entra la depresión y las ganas de una pareja, me regaño a mi mismo, porque pareja tenía, y sueños conjuntos y a quién decir te amo, y mire lo que me pasó y las cosas que dije e hice.
Me merezco estar solo, y es penoso siquiera pensar en otra supuesta persona imaginaria, pues todavía no he aprendido la lección anterior, y aún soy un mal ser humano.

Dejar un comentario