Una canción. O dos.

Me quiero acordar de una banda bogotana, que canta mal que toca mal, que no son ni músicos profesionales, que son solo amigos y malos músicos haciendo buena música con muy buenas letras.

Pero no, no doy con ellos. Pienso, pienso, pienso… Nada. Y Google no ayuda, y además en los móviles es muy corto. Todo es culpa mía pues estoy dándole pistas muy vagas.

“… Para no olvidarte…” “Para bailar el cha cha chá”. “Quisiera pensar en usted… de todo lo que pudiéramos hacer, si estuviéramos juntos…”.

Imaginen estos encomillados cantados por una persona que no canta nada, que canta horrible, que no tararea y deletrea nada, y que cuando tararea y/o deletrea, no se le entienden. Y por supuesto eso me devolvía Google: frases y poemas de amor, canciones melosas de grupos populares.

¡Mierda!

Además, no me acuerdo del nombre… ¿Cómo es? Es algo así de “Amigos”, pero no son los Amigos Invisibles… En fin, me venzo, y busco en las usb que “están por ahí”… todo lo de ella está por ahí literalmente (a partir de ahora y por un tiempo hasta que ya no la mencione, “ella” la llamaré “ella”, pues ya no puede con su nombre, me pesa), y aún hay música “por ahí”. Y todo está por ahí. Y la primera usb que encontré, me soluciona mi duda, me apacigua, me da letras y música a mis olvidos.

Toda esta fijación con esta canción que no me acuerdo, fue hace unos días, en un docu Escoses, escuché la canción, y fue como andar tranquilo por la vida, escuchando una conferencia a la que no me había inscrito y cuando menos piensa, una aguja. Eso. Un punzón.

El Cha cha chá escuchado en un documental personal de una realizadora escosesa que recuerda a su primer esposo muerto que hablaba español porque nació en Gibraltar y seguro se la dedicaba música en español que sonaba a amor y ella escogió “el cha cha chá” de Las Malas Amistades como ejemplo. Y casi me pongo a llorar en un auditorio lleno de intelectuales de los documentales.

 

Una relación amorosa siempre tiene una banda sonora, y la mía con ella sí que la tuvo. Con despacio va ir sonando esas bandas, cada vez que escriba. La van a ir notando.

 

Dejar un comentario