La historia de Horacio

la historia de horacio, libro

Qué libro tan bonito es La Historia de Horacio. Una historia sencilla, en un pueblito de Antioquia, esa esquina del mundo d0nde las personas que existen como anclados en el pasado poético, absurdo, básico.

La yegua todavía relinchaba y resoplaba de vez en cuando, pero era como si sacudieran polvo.
Durante años había cargado al médico, flaco, alto, ascético, vestido de paño negro, por caminos veredales, bajo el sol o entre luciérnagas, por cafetales o por el monte espeso, rumbo a casas metidas entre aguacates y guamos, donde niños querían llegar o ancianos irse.

Hágase de cuenta una familia acomodada y numero de pueblo antioqueño, que son letrados y leídos y son jugadores y toma tragos, y que citan a un historiador Romano tan fácil como puede duplicar los hifueputazos. Este libro de Tomás González está lleno de esos personajes intelectuales y sentimentales en medio de vacas y monte.

Le tenía repugnancia a los billetes, que habían pasado de mano en mano, manos de blenorrágicos, de leprosos, de gente que se sacaba los mocos, de gente que había matado por ellos o que se los había robado a la mamá o a los hermanos, el objeto más inmundo y trágicamente necesario, en fin, que había producido el chimpancé humano.

Me recordó mucho a mi pueblo, a mi casa, a mi familia, a los vecinos, al niño del pupitre de al lado de la escuela, al amigo de mi papá, al suegro de mi tío, al amigo de mi mamá, al señor de la esquina, al dicho y al pensamiento con que fui criado como humano dizque inteligente.

Una vez leyó dos tomos sobre la historia de la medicina y le agradeció a Dios, de todo corazón, el que le hubiera permitido nacer después de la invención de la anestesia.

Sufrí, me reí, me enamoré de los personajes, me devolvía en paginas para que el libro no se acabase pronto. Tan lindas que son las historias mínimas, por agudas y exactas.

Recordó lo que le había dicho Elías: que en cada instante vivimos en todo el tiempo que hay y en todo el espacio.

Dejar un comentario