Seda

Seda / Alessandro Baricco

 “No debes tener miedo a nada”



Seda es una historia, de amor, y es también la excusa para contarte que existe la seda,, y que hubo una ruta, de comercio y de amor, de Francia hasta Japón, hace 2 siglos y medio. Es un relato sencillo, hermoso, como un río poco caudaloso, que alimenta de la lluvia que alguien miró.

“… son personas que contemplan su destino de la misma forma que la mayoría acostumbra acostumbran contemplar un día de lluvia”.

Se trata, también, una historia llena de datos, de fechas, de momentos. Aprendes. Así sean mentiras, no lo sé.

“…Baldabiou le había revelado, sin más problemas, los secretos del oficio. Eso lo divertía mucho más que ganar dinero a espuertas. Enseñar. Y tener secretos que contar”.

He tocado muy pocas sedas en la vida. Por mis tierras, lejos de la ruta, no se ve mucho.

“Una vez había tenido entre sus dedos un velo tejido de hilo de seda japonés. Era como tener la nada entre los dedos”.

La historia está escrita en un lenguaje rítmico, sonoro, sencillo.

“Era un hilo de oro que corría recto en la trama de una alfombra tejida por un loco”.

No creo que el amor se llame lejos, sino se llama: adentro.

“Tenía el aspecto de estar haciendo la cosa más hermosa de su vida”.

Tal y como me lo recomendaron, Seda es un hilito, un suspirito, un hilo que une, que despunta, silenciosamente.

“Viajaban sin fechas y sin programas. Todo les sorprendía; en secreto, incluso su propia felicidad”.

Podría hablar de geopolitica, o burguesía, o personajes mitológicos, pero esta Seda sutil, fue la que leí. Otro día leeré otra cosa.

 

Dejar un comentario